L’Hospitalet Invisible

«Todo fenómeno remite a una desigualdad que lo condiciona.   Toda diversidad, todo cambio remiten a una diferencia que es su razón suficiente».

Gilles Deleuze, diferencia y repetición. 5,  Síntesis y asimetría de lo sensible

El verano pasado, dentro del programa que  civicwise  presentó  en  el Ayuntamiento del Hospitalet de Llobregat en Barcelona,  Junto con  Nico Fonty propusimos una experiencia que consistió en un método de visualización de una comunidad de personas que trabajan de manera conjunta, bajo una estructura de red distribuida.

En este caso y a diferencia de otros proyectos en los que hemos trabajado mapeos, sobre la base de un lienzo geográfico, nos propusimos apostar por la comprensión de una red de personas de manera deslocalizada,  entre otros aspectos por ejercitar la abstracción de la desterritorialización de la comunidad, a fin de comprender las relaciones no geográficas que se generaban.

El taller empezó con un marco teórico alrededor de una reflexión de Marina Garcés, quien en un escrito cita y analiza la  posibilidad de pensar en la diferencia descartando la identidad.  Esto llevado a la práctica en un taller con personas que trabajan en red,  nos implicó desarrollar una dinámica de team building en la que vinculamos el dibujo de los rostros de los compañeros del taller y un posterior análisis respecto a los rasgos fundamentales de un dibujo, proceso muy limitado en el tiempo, pero  que nos permitía un reconocimiento de los rasgos fundamentales de los rostros dibujados.  A partir de allí justamente y apoyados en el cuestionamiento ya citado de Marina Garcés reflexionamos acerca de los rasgos identitarios y cómo esos rasgos nos generaban condiciones de características únicas, que hacen a las personas distintas, diferentes una de otra,  pero por otro lado, ello mismo nos permitía encontrar en los opuestos a estas características, las razones afines del  equipo,  es decir, las cosas comunes, la esencia de la comunidad.   A partir de entonces el desarrollo del taller consistía en reflexiones que nos determinaban espacios comunes para poder generar una actividad folcsonómica de intereses y que en definitiva nos llevaba a proponer  las categorías de mapeo.  En síntesis lo que a la comunidad le era importante de visualizar.

Hasta aquí la sesión presencial de trabajo taller.  Posteriormente pasamos una etapa de diseño de encuesta para,  la toma de datos de la comunidad en su máxima expresión y luego a la etapa de representación gráfica de las categorías y etiquetas que unificaban las comunidades miembros de la red, etapas que ya la trabajamos de manera deslocalizada y en comunicación digital.

El resultado ha sido expresado en la plataforma Kumu, luego de un estudio discriminatorio de muchas alternativas de servicios online que permiten la visualización de datos de estas características y luego de varios filtros de análisis de los datos.

El mapa en su display original de exploración se lo puede ver aquí.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *